Vuelta a la oficina. ¿Están los espacios preparados para solventar las necesidades post-COVID?

Han sido muchos meses de cambios, de incertidumbre. Tiempos en los que ha sido difícil mantener el ritmo de trabajo habitual y cotidiano porque precisamente no han tenido nada de cotidianos. Las circunstancias han obligado a improvisar despachos en casa en los que poder desarrollar la actividad que habitualmente practicamos en la sede de la empresa en la que nos encontramos contratados junto con nuestros compañeros. Dentro de un contexto que entendemos que es nuestro núcleo laboral.

A pesar de que trabajar en casa puede aportar ciertos beneficios y comodidades para las personas, la mayoría de éstas han declarado con rotundidad preferir desarrollar su actividad laboral junto con sus compañeros en la sede de la empresa. Según estudios, las personas han echado de menos a las personas. Los espacios sociales y de colaboración que empujan y transmiten energía a la organización.

Poco a poco parece que vamos volviendo a la normalidad en la que las relaciones personales vuelven a equilibrar el despunte de las virtuales en los últimos meses. Pero, la situación ha sido lo suficientemente grave como para que haya provocado un cambio en las necesidades y en las percepciones de los espacios de trabajo. Para empezar, los espacios han tenido que reorganizarse para poder hacer posible la vuelta de sus trabajadores. Las organizaciones están tomando todas las precauciones necesarias para garantizar que los espacios de trabajo sean seguros a su vuelta.

Seguro que a todos nos resultan familiares los paneles transparentes de separación, el aumento de la distancia entre mesas y puestos de trabajo; el cierre temporal de algunos puntos de encuentro sociales…Se ha preservado la seguridad y la salud, sin duda, pero esto ha supuesto pagar un precio en la percepción de las personas de su lugar de trabajo. Llevábamos un tiempo inmersos en los nuevos conceptos de las oficinas open spaces para pasar a centros de trabajo que pretenden aislar a las personas. Muchas empresas han constatado el efecto negativo de las normativas de seguridad. Personas que se han sentido aisladas e incómodas y que han preferido optar por el teletrabajo.

UN NUEVO MOMENTO, UNA OPORTUNIDAD

Ahora nos encontramos en otro momento de esta crisis imprevista. Es la oportunidad de que las empresas, den un giro a la situación para proponer nuevos espacios que causen una gran impresión a sus trabajadores. Espacios que ofrezcan una nueva experiencia, que actúen a modo de imán que atraiga a las personas al lugar de trabajo y les haga sentir su pertenencia a la entidad. La oportunidad que tenemos ahora es hacer que la oficina sea aún mejor de lo que era antes de la crisis.

NUEVOS ESPACIOS DE SOCIALIZACIÓN

Es la clave sobre la que va a girar el lugar de trabajo. Puede que el espacio se vea un poco vacío porque muchos de nuestros compañeros seguirán trabajando desde casa. Ya hemos constatado todos que el distanciamiento físico ha sido la máxima en esta primera vuelta a la oficina. Esta ha sido la primera fase para afrontar la vuelta al trabajo en la oficina.

Ahora ya toca reconfigurar el espacio de trabajo para que adopte distribuciones funcionales más naturales. Se trata de poder incluir a todas las personas sin tanta distancia de seguridad pero con nuevas soluciones en la relación de puestos de trabajo como separaciones altas de vidrio o transparentes. La inmersión del trabajo en casa ha dado paso a la vuelta a la oficina con viajes restringidos por lo que también van a adquirir protagonismo los espacios destinados a las reuniones virtuales sean individuales o colectivas.

Las personas ahora tienen la necesidad de estar juntas y desearán más que nunca vivir un renovado sentido de comunidad. Las organizaciones reconocen que as personas quieren poder elegir y controlar su experiencia de trabajo. Esto ha llevado a diseñar una gran variedad de espacios que son compartidos libremente por todas las personas de la organización. 

Los espacios comunes que se habían convertido en el paradigma de la creatividad, el lugar informal de trabajo en el que se comparten ideas y opiniones de manera menos rígida pero, que sin embargo, fomentan el trabajo colaborativo. Estos espacios son más necesarios que nunca por la necesidad de compartir que se ha acumulado en estos meses. Y, por las evidentes necesidades vinculadas a la salud, ya no pueden ser espacios marginales,  pequeños, mal ventilados. Se van a convertir en el corazón de las oficinas.

NUEVAS DISTRIBUCIONES

Reorganizar los puestos de manera que no estén en un formato lineal, por ejemplo, rotando los puestos 90º para que no haya personas enfrentadas. Cuando es imposible separar los puestos, se hace necesario añadir divisiones frente, al lado y detrás de las personas. Hay que cubrir la altura mínima y deben ser de fácil limpieza. En vez de que muchas personas puedan usar un mismo puesto a lo largo del día, ofrecer uso de puestos por días. Refuerza la limpieza del puesto por los usuarios.

ELEMENTOS QUE SE HARÁN INDISPENSABLES

La limpieza se ha convertido en un imprescindible de cualquier espacio colectivo. Los materiales de los que se compone la oficina deben ser fáciles de limpiar, que científicamente funciones como barrera para bloquear a los virus. Es importante que los elementos que compongan la oficina sean flexibles que cedan moverse o reconfigurarse con facilidad.

Nadie puede negar que la vuelta a la normalidad no es fácil ni cuando tengamos un alto porcentaje de vacunados en nuestra sociedad ya que desconocemos le eficacia de ésta en un futuro próximo. Por tanto, no se trata de adaptarse al ahora sino de estar preparado para el futuro desconocido.



¿E S T Á S   P E N S A N D O   E N   R E A L I Z A R  U N  P R O Y E C T O?
¿N E C E S I T A S   A S E S O R A M I E N T O   P A R A   U N   P R O Y E C T O  ?

C O N T A C T A

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CLÁUSULA INFORMATIVA BÁSICA FORMULARIO: Más información